Lo de Frozen ha sido llegar y tocar la gloria. Y de qué manera. La película de Disney, estrenada a finales del año pasado, se ha convertido en el filme de animación más visto de la historia. Y es que este fin de semana superó los 777 millones de euros de recaudación en todo el mundo (1.072 millones de dólares). Supera así a Toy Story 3, que ostentaba este honor con 770 millones de euros. No está nada mal tampoco. Pero es que además, Frozen se coloca como la décima película más vista de la historia. Un ranking que encabeza, con mano de hierro, Avatar con una recaudación estratosférica de 2.018 millones de euros. 

Dos Oscar y una polémica

La cinta fue un éxito de público y crítica instantáneo, pero ni las previsiones más optimistas auguraban este boom. Por si fuera poco, la película se llevó dos Oscar en la última ceremonia. Uno de ellos a Mejor Película de Animación, que por extraño que parezca, no había conquistado aún desde su creación en 2001. La segunda estatuilla fue para la Mejor Canción por Let it go, una preciosa balada que generó una agria polémica entre sus dos intérpretes oficiales: Demi Lovato e Idina Menzel. 

Musical, merchandising y secuelas

Y como no podía ser de otra manera, ante este éxito inesperado, la maquinaria Disney lleva tiempo trabajando. El merchandising del filme arrasó en Navidad y los peques han cambiado a Cenicienta y Barbie, por Elsa y Anna. Como es obvio, también están preparando una nueva entrega de la que ya es su próxima franquicia. No queda ahí la cosa, pues Disney también planea convertir Frozen en un musical de Broadway. Y lo que te rondaré morena. Pero es que Olaf, Kristoff y compañía han conquistado al público infantil como hacía años no ocurría, por tanto, hay que aprovechar el tirón. 

Fotos: Disney