La nueva noche madrileña

Because the night

La noche se mueve en Madrid, donde todo cambia muy deprisa y la madrugada es un neón interminable que ilumina buenos y malos tiempos. En la urbe noctámbula que es esta ciudad se suceden las defunciones de locales (cerró El Palentino, en Malasaña) y los bautismos de nuevos establecimientos en los que quemar las horas.

(Relativamente) nuevo en esta plaza es Bling Bling Madrid (c/Genova, 28), dirigido a un publico selecto, elitista y con muchas ganas de ver y dejarse ver.

Se halla en el mismo edificio donde triunfan dos propuestas del poderoso grupo Larrumba (Habanera y Peyote San) y también el restaurante Poitier. 

El plan es (o puede ser) cena y copa caminando apenas unos pasos.

Bling Bling Madrid

Una puerta exigente, posibilidad de reservar en zona VIP y todas esas cosas.

Es una de las caras de la nueva noche madrileña.

Pero hay más.

Sala Equis o la reinvención de un cine porno

Aquí resistió durante años una de los últimos cines dedicados exclusivamente a la proyección de películas pornográficas (y sobre su parroquia habitual se rodó Paradiso, un magnífico documental dirigido por Omar A. Razzak). Ahora aquella Sala X es Sala Equis (c/Duque de Alba, 4), espacio para ver viejas pelis (ajenas al porno), picar alguna cosa o degustar largamente bebidas espirituosas.

Un cine reinventado

Lo que era platea de un cine hoy es lugar para el ocio de tarde y noche y lo mismo puede acudirse a ver El crepúsculo de los dioses de Billy Wilder que dejar pasar la horas conversando en sus espacios destinados a la ingesta de licores o similares.

Calavera

Otra propuesta del Madrid canalla está en trasera de la Gran Vía, inasequible (en el fondo) a la gentrificación aunque, al menos, recuperada para la marcha. Hablamos ahora del bar Calavera (c/Valverde, 8).

Un antiguo night-club reconvertido en lugar de copas, de comida, de vino y cócteles, de sesiones con DJ y otros eventos variopintos.

Gente del Calavera

Sí, gente tatuada, muy moderna y underground.

Puede el visitante (o la noctámbula) ir a uno de estos tres nuevos santos lugares de la nueva noche madrileña o a los tres si se es partidario de apurar todas las tendencias, horas y maneras del embriagador ocio dulcemente disoluto de Madrid.

Sea.

ADEMÁS: Instrucciones para la felicidad

Fotos: Bling Bling Madrid, Sala Equis, Calavera