Emmy 2019: ¿Se rió el público de Kim Kardashian y Kendall Jenner?

kim-y-kendall

Lo que prometía ser una noche para el lucimiento personal, acabó siendo una pesadilla para Kim Kardashian y Kendall Jenner

Una pesadilla retransmitida a todo el mundo, en plena gala de los Emmy 2019

Las dos mediáticas hermanas estaban citadas para entregar el Premio a Mejor Programa de Competición. Y a pesar de ello, llegaron casi media hora tarde. Y está claro que lo que mal empieza, mal acaba. 

Con evidentes problemas para caminar, Kim Kardashian llegó junto a su hermana Kendall Jenner al micrófono, dispuesta a soltar el discurso que le indicaban en pantalla. Quien iba a pensar que ese discurso daría pie a que se rieran de ellas. No con ellas. De ellas. 

ADEMÁS: Emmy 2019: Ganadores (y perdedores): batacazo de Tronos y gloria a 'Fleabag'

Y es que el discurso ponderaba las bondades de los realities, poniendo como ejemplo "nuestra familia pues sabe de primera mano cómo la televisión realmente convincente proviene de personas reales que son ellas mismas", leía Kim Kardashian, "contando sus historias, sin filtros y sin guión", remataba Kendall Jenner. 15 segundos de presentación que dieron pie a las risas de parte de los presentes

Pero, ¿por qué las risas? Todo apunta a que lo de "sin filtros y sin guión" no parecía encajar con la filosofía del propio reality de las Kardashian. 

La pregunta es, ¿daba la intro de Kim y Kendall suficiente motivo para la mofa o fue una falta de respeto hacia ellas? La realidad es que las dos hermanas se limitaron a leer un guión, por lo que poca parte de culpa tienen. Además, la familia Kardashian lleva viviendo de su reality y derivados más de 10 años, no engañan a nadie ni lo pretenden. 

ADEMÁS: Los 10 momentos más incómodos de la historia de la televisión en directo

De hecho, la cara de Kendall Jenner constata que se percató de las risas y, a pesar de todo, guardó la compostura. No tan bien como Kim Kardashian quien, a buen seguro, también se dio cuenta de lo ocurrido, pero prosiguió con su trabajo. Bien jugado. De hecho, entregaron el premio a Ru Paul, manteniendo en todo momento la compostura. 

Lo que no fue tan acertado por parte de Kim K fue su vestido. Su Vivienne Westwood de sirena en terciopelo negro estaba tan ceñido que le impedía andar con normalidad. Un problema si tienes que recorrer el escenario entero. Más aún, si te tropiezas, algo que ocurrió pero sin pasar a mayores. Por cierto, el modelo de Kendall Jenner es del diseñador inglés Richard Queen

Sea como sea, una noche para olvidar para Kim y Kendall. Tardará un tiempo hasta que vuelvan a salir de su hábita natural.

Fotos: Gtres y Twitter