Cuando Johnny Bravo se convirtió en Jenny Brava: un episodio feminista (y viral)

Sucedió hace 14 años pero ahora las redes sociales han resucitado un capítulo de Johnny Bravo, aquel dibujo animado que retrataba a un ligón de enorme tupé y musculación hiperdesarrollada.

¿Te gustaba aquella serie?

Vale. Puede que no.

El caso es que alguien ha recuperado el episodio en que Johnny Bravo se transforma en Jenny Brava por obra y gracia de una pitonisa harta del machismo del personaje.

Sale a la calle convertido en hermosísima y curvilínea chica y pasa lo que pasa: piropos y acoso.

Una certera fotografía animada de la situación (todavía) de la mujer cuando sale a la calle.

En Facebook y Twitter se ha aplaudido la resurrección de Johnny Bravo/Jenny Brava y se pone como ejemplo de cómo combatir los usos machistas.

ADEMÁS: Dibujos animados que fueron censurados

Dibujos y machismo: mucho que decir

Habrá que desarrollarlo pero, la verdad, son muchísimos los dibujos animados clásicos que destilan machismo.

Desde aquel acosador en forma de mofeta que salía en los episodios de Warner Bros en adelante.

pepe-l'amour

En España se le conoció a ratos como Pepe L'Amour y era un asosador de manual.

Luego está toda la producción japonesa de dibujos animados: recuérdese la obsesión por la ropa interior femenina de ciertos personajes como Chicho Terremoto.

chicho-terremoto

Y no digamos del mensajito final que tenía toda la serie Candy Candy en la que una niña lloraba y lloraba y sufría y sufría en pos de su príncipe azul.

Porque, claro, sólo un príncipe azul podía salvarla de una vida asquerosa.

Toma machismo.

candy-candy

Sí, es duro ser chica y ver dibujos animados porque las conductas machistas están ahí, agazapadas en el subtexto de los relatos.

¡Si hasta en Los Picapiedra se propone una familia tradicional donde las mujeres son amas de casa que aguardan la llegada de sus hombres al hogar tras el duro trabajo! Aunque hay que tener en cuenta el contexto histórico de esos dibujos animados y, además, Wilma le cerraba la puerta en las narices al narizotas de su marido en pro de la liberación femenina.

Seguiremos hablando de este asunto, que es muy interesante.

ADEMÁS: Candy Candy, Los diminutos, Juana y Sergio y otros dibujos animados míticos