La reflexión de María Llapart sobre el actual momento político

maria-llapart

Por si alguien no lo recuerda, el pasado 28 de abril se celebraron las elecciones generales en España. Cuatro meses y medio más tarde, España sigue sin Gobierno y en el horionte se vislumbran unas nuevas elecciones generales el próximo 10 de noviembre. 

La situación, a nivel político, es desesperante. Los partidos con opciones de gobierno no han sido capaces de alcanzar un acuerdo de mínimos para formar un gobierno estable. Los políticos no han sabido hacer su trabajo, es decir, política y la ciudadanía está ya muy cansada de esta nueva hornada de representantes que no representan. 

Ha sido María Llapart, la periodista parlamentaria de laSexta, quien ha descrito a la perfección el actual momento político. No ha necesitado una larga reflexión, sino 280 caracteres, los que tiene un tuit, para pintar la cara a los 350 diputados que llevan cuatro meses y medio cobrando un dineral por no hacer su trabajo. 

"Hemos llegado a un punto en el que nada tiene sentido. Nada se entiende. Se contradicen. Dan vueltas sobre lo mismo. Se enredan en lo que se dijeron, se han dicho, se dicen y se dirán. Realidad y relato mezclados del todo. Batiburrillo. #Investidura #congreso"

ADEMÁS: ¿Por qué los políticos incumplen sus promesas? Por nuestro bien (Bob Pop dixit)

Lo peor de la reflexión de María Llapart no es que tenga razón, que la tiene. Lo peor es que ningún diputado de los que ha sido incapaz de formar un Gobierno, tendría argumentos para rebatirlo. 

A día de hoy, la realidad y el relato de los partidos se ha mezclado. Unos se creen sus propias historias. Otros se creen que los receptores de las historias, los ciudadanos, nacimos ayer. Y otros, directamente, están a sus historias de violencias de género inexistentes o vientres de alquiler gratuitos. 

El sabio Jorge Valdano tiene una frase legendaria que usó para el fútbol pero que también puede aplicar a la política. "Aquí todo el mundo va a lo suyo, menos yo que voy a lo mío". El problema es que los políticos parecen haberse olvidado de que están ahí por el pueblo y para el pueblo. Un pueblo que cada vez pinta menos, salvo cuando toca votar. 

Fotos: Twitter