Reflexión de una presentadora: "Se puede amenazar pero no enseñar un pezón"

he-ahi-nuria-marin

Las redes sociales están evidenciando, casi a diario, que su normativa es tan ineficaz como paradójica

Como ejemplo, basta con preguntarse qué es más peligroso/delictivo/censurable: un pezón o una amenaza directa

Pues si esa pregunta se a formulamos a Instagram, la respuesta será el pezón. Y a las pruebas que ha presentado Núria Marín, una de las presentadoras de La Casa Fuerte, nos remitimos. 

ADEMÁS: Así han cambiado los presentadores y presentadoras de televisión

La presentadora ha compartido en redes sociales la amenaza directa e indisimulada que le hizo un usuario, a través de un privado de Instagram. 

"Al parecer, a Instagram no le parece que este mensaje privado que he recibido sea motivo suficiente para cerrar la cuenta al individuo que me la envía. Lo denuncié ayer y la respuesta es que no ven nada raro. O sea, se puede amenazar con palizas pero no enseñar un pezón. Bravo". 

Pero, ¿tan graves son esas amenazas? Pues basta con leerlo y tener dos dedos de frente, para saber que sí. "No tengo palabras para describir cómo me suento pero te digo una cosa, si estuviera en Cataluña te daría una que no te reconocen ni tus familiares"

ADEMÁS: La increíble transformación de Oriana Marzoli

Una amenaza de paliza que llega acompañada de varios insultos. Despreciable, lamentable pero, por desgracia, incensurable por parte de Instagram, cuyas políticas siguen siendo cuestionables

Ni que decir tiene que Twitter se ha volcado con Núria Marín, mostrando su apoyo a la presentadora y animándola a seguir denunciando, no sólo a Instagram, sino en los juzgados. 

Fotos: Instagram