Los selfies más sorprendentes de famosos con famosos

< >
Michelle Obama, no quiso ser menos que Barack, y tiene su selfie famoso con una famosa. Jlo,encantada
Los Beckham siempre han sido carne de fotógrafos, ahora lo hacen ellos también
Taylor Swift hace su lista de invitados para el cumple y le salen; Beyoncé, Timberlake, Jay-Z...
El selfie con más química el de Crasnton y Paul, claro
Un selfie puede hacer extraños compañeros de viaje
Katy Perry prefierio al vicepresidente. La Casa Blanca tira mucho
Meryl Streep quiso hacerse una foto con la quizás primera presidenta
Dos estrellas como Lovato y Swift incendian las redes con fotos así
Debería de aparecer en el diccionario junto a la palabra selfie

Hasta los Oscar del pasado año, hacerse una foto a uno mismo era eso, y poco más. Todo el mundo alguna vez lo había hecho. Era algo así como meterse en un fotomatón con la novia o el novio y dejar una instantánea para el recuerdo. Quien más quien menos se sometió a ello.

Pero con la gran noche del cine americano, y por extensión mundial, llegó la popularización de un acto y término que amenaza con quedarse ya en la cultura colectiva. Cuando Ellen Degeneres, que era la presentadora de la ceremonia, se propuso hacer un selfie que batiera el record de retuits lo que no iba a imaginar es que se desatara una fiebre por la autofoto.

Más de un millón de tuiteros le dieron al retweet a la famosa foto de Kevin Spacey, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence (no se cayó en ese momento, por cierto), Julia Roberts, Angelina Jolie, Brad Pitt o Meryl Streep entre otros. Dese ese momento, no es raro ver cualquier encuentro entre varios famosos que se sella con un selfie subido a las redes sociales.

Los fotografiados, ahora fotografían 

Y entre toda esa inmensa galería siempre hay algunos que destacan sobre el resto como el de Meryl Streep cpn Hilary Clinton. La legendaria actriz, quizá le haya cogido gusto, y no dudó en hacerse uno con la que tal vez sea próxima candidata a la presidencia de Estados Unidos.

A quien también le va lo de hacerse un selfie con un afamado político es a Katy Perry, que en una visita a la Casa Blanca no tuvo mejor ocurrencia que hacerse un foto con el vicepresidente Joe Biden.

Pero si hay un selfie de un político por excelencia, ese es el de Obama con David Cameron y la primera ministra danesa; Hellen- Thorning Schmidt.El revuelo que levantó al actitud de los tres en el funeral de Mandela hizo aún más famosa la autofoto. Algo menos conocida es la de Micheelle Obama con Jennifer López; si bien fue de las más comentadas en las redes sociales.

Muy alejados de la política están David y Victoria Beckham (ellos son casi más como la realeza) pero un selfie de la pareja no tuvo nada que envidiar a los de cualquier otro famoso mundial.

Aunque sin duda muy lejos de los comentarios que ocasionó un selfie subido a Instagram por Demy Lovato en el que compartía objetivo con Taylor Swift. El tirón mediático de ambas hizo que el selfie se propagara casi a la velocidad de la luz.

Las ceremonias y las fiestas, territorio selfie

Pero si hay un terreno abonado para las autofotos entre famosos ese es el de las ceremonias. En los Emmy de 2014 el cómico Chris Hardwick se marcó uno de los más esperados. Al fondo estaban Bryan Cranston y Aaron Paul. No estaban cocinando, eso sí.  Los Grammy también son territorio selfie como bien atestiguaron Jhon Legend, Kim Kardashian, y Crissy Teigen.

Otro lugar dado al selfie es el plató del algún Late Night. Así Letterman dejó para la posteridad uno con Lady Gaga y Bill Murray cuando visitaron su programa. Sólo una autofoto podría reunir a gente tan diferente en un mismo recuerdo.

Las fiestas privadas también pueden dejar selfies para el recuerdo como fue el cumpleaños de Taylor Swift. Allí andaban, junto a ella, Beyoncé, Justin Timberlake y Jay Z. Lo normal, en un cumple. 

Fotos: Twitter, Instagram