Mujeres que fueron de armas tomar en el cine

< >
En un mundo de hombres machistas no le quedaba otra a Demi Moore que mostrar dureza
Hay que ser muy fuerte para luchar contra un Alien como hizo Sigourney Weaver
Corte de pelo y ganas de pelear como nadie de Charlize Theron en Mad Max
Uma Thurman no es que fuera dura es que era la más dura en Kill Bill
Angelina Jolie tenía más acción que el videojuego
Halle Berry era una mezcla de dureza y seducción en Catwoman
Jovovich mataba zombies a dos manos
De adorable niña buena Kate Beckinsale tenía poco en Underworld
Lingda Hamilton dejó alto el papel de Sarah Connor en los 90
No van con dragones Emilia Clarke en Terminator pero da miedo

La frase tan manida de ‘es una mujer de armas tomar ‘ cobra mucho más sentido si se hace un repaso por una filmoteca y se echa un ojo a los papeles de muchas actrices que durante una época parecían frágiles, pero que sorprendieron a propios y extraños embutiéndose en papeles de heroínas; de mujeres duras que no dudaban un segundo un armarse hasta los dientes para combatir.

Son frecuentes los ejemplos, pero sin duda uno de los más llamativos en las últimas fechas es el de Emilia Clarke. Si ya sorprendió su evolución en Juego de Tronos, desde esa Daeneyrs que es vendida por su hermano hasta la Khaleesi capaz de conquistar medio mundo ella sola, ahora en la última de Terminator: Génesis  se convierte en Sarah Connor, una de esas mujeres duras. Así que la actriz tuvo que sacar un extra de dureza para afrontar el personaje.

Clarke ha cogido el testigo de una clásica en cuanto a Sarah Connor como es Lingda Hamilton, que en los 90 dejó el papel muy en alto, por el nivel de interpretación. Pura acción la suya.

Algunas se jugaron hasta el pelo

Quien sí en su momento sorprendió mucho en su cambio fue Demi Moore. Hay que recordar que no hacía mucho que había sido la protagonista de Ghost. Ahí era todo dulzura y amor; pero en la teniente O ‘Neill , además de cortase el pelo, le tocó torcer el gesto para hacer más creíble al personaje.

Quien tuvo que acostumbrarse a la sangre, a las vísceras y a no pensar antes de disparar fue Sigourney Waever en Aliens. El papel de la teniente Ripley en las cuatro cintas de la saga le trajo grandes momentos a la actriz neoyorquina.

Pero si hay a una actriz a la que la participación en una película le hizo endurecerse hasta límites para ella desconocidos fue Uma Thurman con Kill Bill. La trilogía de Quentin Tarantino  retrataba a una mujer con sed de venganza que tenía que ser saciada. Y a fe que lo hizo.

Otra de esas actrices, a la que se suele destacar por su belleza y capacidad interpretativa es a Charlize Theron. Pero si ya en su momento optó por cambiar su cara para Monster, en Mad Max se rapó la cabeza y se puso el traje de camuflaje para luchar en el desierto. Un rodaje que fue durísimo según ella y el protagonista masculino Tom Hardy. Eso sí, Charlize demostró que es una todoterreno.

De heroínas se llenó el mundo 

Y como las estrellas, a veces dejan los tacones y el vestido de largo, para coger el uniforme y pelear Angelina Jolie no quiso ser menos. Ha tenido varios ejemplos a lo largo de su carrera Tomb Raider, Serñor y señora Smith o Salt, por citar algunos.

También a una mujer dura de videojuego interpretó Mila Jovovich, que en Resident Evil se iba a hartar de matar a zombies. De todas las formas posibles, además.

Y si de heroínas va el tema, quien se convirtió en una de ellas fue Halle Berry cuando cogió una máscara y un traje negro para ser Catwoman. Ese papel de buena-mala le quedó como anillo al dedo. Otra de esas actrices que vivió una transformación fue Kate Beckinsale en Underworld. Dejó atrás los papeles de niña buena y optó por el de mujer dura, dispuesta a matar antes que a morir.

Son muchas las actrices que han vivido esta mutación que le lleva hacia papeles que dan nuevos matices a su filmografía. Y es bien seguro que alguna de esas protagonistas de películas románticas que ahora están en cartel, pronto hará un recorrido similar. 

Fotos: Imdb, Twitter, Facebook