Natalia Sánchez al agua: mediterránea y lentamente

Vaya por delante que a nosotros tampoco nos gusta pero no lo podemos evitar. Para nosotros, y por muchos años que pasen, Natalia Sánchez es y seugirá siendo Teté. Pero desde el cariño. Lo mismo nos pasa con Juanjo Ballesta, que no podemos evitar llamarle El Bola, aunque ya sea todo un hombretó y un padrazo. Dicho lo cual, y volviendo a Natalia... ¡qué guapa está y que bien le han sentado los 25 años! Aunque los 24 tampoco los traía mal. 

Pero claro, verla en Ibiza, punto de obligada visita para ella y su chico, Marc Clotet, luciendo tipazo y marcándose un salto mediterráneo en slow motion, pues como que nos enamora. Y es que Natalia está feliz, y se nota. No sólo hace una pareja perfecta de guapos con Marc Clotet, sino que en lo laboral ha arrasado con su último trabajo en el teatro: La pechuga de la sardina. Una obra de Lauro Olmo que obtuvo un enorme éxito en los 60/70 y ahora ha vuelto a seducir al público.

Eso sí, igual que sobre las tablas se suelta que no veas, en lo que se refiere a su vida privada es celosa que no veas. De hecho, nos cuesta horrores que compartan una foto tanto ella como Marc juntos. Y mira que que son activos en redes sociales, pero no hay manera. Con lo guapos y fotogénicos que son. De hecho, los paparazzi se las ven y se las desean para fotografiarles (y lo consiguen, véase la foto pertinente de hace un par de veranos). Pero bueno, nos conformamos con ver lo estupendos que están por separado e imaginarlos juntos. No queda otra, de momento... 

Natalia Sánchez y Marc Clotet en Ibiza por 2014

¡Viva Ibiza!

Ibiza y Formentera es el destino preferido de Natalia Sánchez para gozar del sol y del mar. Además, estas son fechas en las que todavía no está aquello hasta la bandera. Si uno busca, a estas alturas de julio, todavía puede encontrarse en Ibiza un rinconcito apacible. De hecho, en Instagram Natalia se ha fotografiado en parajes de lo más relajantes, bajo esa suave luz declinante tan propia del estío mediterráneo.

Natalia Sánchez y su rinconcito de Ibiza

También informó Natalia a través de su cuenta de Instagram de que había estado en la boda de su amiga Elena, celebrada en Ibiza. Y añadía Natalia: Yo lloraba y no era de penaY junto al comentario la pertinente foto con la incansable sonrisa de la actriz.

Natalia Sánchez junto al mar soñando

Y hay que dejar constancia, además, de la destreza a la hora de zambullirse en el mar que demuestra Natalia Sánchez. A cámara lenta se demuestra que la actriz (aparte del tipazo del que puede presumir) es toda una sirena del Mediterráneo.

Y, por cierto, quién pudiera estar remojándose en aquel bellísimo mar y lejos de los calores que azotan media Europa. En Ibiza también hace calor pero los calores ibicencos, si una está de vacaciones, son menos.

Fotos: Gtres e Instagram