Obama, Covid y un Delorean: el mayor despropósito de Donald Trump

donald-trump

A día de hoy, lunes 6 de abril de 2020, la Administración Trump no no ha determinado la cuarentena de todo el país. 

El resultado es que los infectados por coronavirus alcanzan ya los 336.000, mientras que los fallecidos van camino de 10.000 personas. Todo esto, contando con los peculiares recuentos que hacen en cada país. 

Sea como sea, en el mundo ya han pasado por cuarentena cerca de 5.000 millones de personas, pero los más de 325 millones de estadounidenses no forman parte de ese 'selecto' grupo. Y el motivo no es otro que la sorprendente y peligrosa gestión que está haciendo Donald Trump de la crisis. 

A lo largo de su mandato, con bonanza económica y el apoyo casi total de los conservadores, Donald Trump ha salido indemne de cuantos problemas le han surgido. Lo ha hecho con noticias falsas, con acusaciones para desviar la atención o con su habitual e histriónica forma de informar a sus ciudadanos. Esta vez, el coronavirus le ha explotado en la cara. 

ADEMÁS: Negocios que con el coronavirus cotizan al alza

Y a pesar de ello, Donald Trump sigue fiel a sí mismo. Está dispuesto a morir con las botas puestas pero, lo que es peor, a dejar morir a decenas de miles de norteamericanos. 

Una muestra de esta gestión y de cómo son las comparecencias del presidente de Estados Unidos la ha tenido el mundo este fin de semana. Donald Trump, en rueda de prensa, ha achacado el retraso en las pruebas del coronavirus al hecho de haberlos heredados obsoletos y rotos de la Administración Obama


El problema es que Barack Obama salió de la Casa Blanca en 2016, precisamente cuando entró Donald Trump, y que el coronavirus no ha surgido hasta 2019. De ahí su nombre, COVID-19. 

ADEMÁS: Cómo convivir con animales durante la crisis del coronavirus

Pero si preguntan a Donald Trump, mantendrá que Barack Obama usó el Delorean de Mary McFly para volar al futuro, comprar miles de tests para el coronavirus y dejar que caducaran. Y no sólo eso, seguro que mantendría su versión hasta las últimas consecuencias. 

El problema es que la perspectiva de muertos e infectados en Estados Unidos apunta a ser devastadora. Y eso sí que no es un 'invent'

Fotos: Gtres