Suspiria o el terror después del terror

dakota-johnson

Un remake del clásico film de terror de 1977 que creó el maestro Dario Argento. Pero mucho más que eso.

Sí, hemos visto la nueva versión de Suspiria.

Controvertida versión, según cierta crítica. 

Lo último que se nos podía pasar por la cabeza era que Luca Guadagnino, director de Call me be your name (un drama tan arrebatadoramente romántico), podría crear esta cinta tan surreal a la vez que terrorífica. Porque eso es justo lo que inspira Suspiria: puro (y poético) terror. Y más aún.

Más allá del miedo

La nueva Suspiria comparte más o menos la misma trama que la original. Sin embargo, podemos decir que uno de sus puntos fuertes (sin duda) es el subtexto feminista que se introduce en el relato.

Todo gira en torno a un esquizofrénico ritual satánico, lleno de sangre, desnudos, muerte y luchas de poder.

En el cual las brujas son un símbolo de liberación femenina. Es decir, no son malas de forma innecesaria, sino que son malas porque se encuentran dentro de un mundo hostil. En este caso el hostil Berlin de principios de los años 70. 

suspiria

Podríamos habernos hallado ante una mera copia actualizada de la obra de Dario Argento pero Luca Guadagnino se encarga de mostrar su impronta en seguida. ¿Cómo lo hace? En esta nueva Suspiria nos enteramos casi desde el principio del gran secreto que gira en torno a la escuela de danza. Lo que en el film de 1977 se iba presentando poco a poco, en la obra de Luca Guadanino se anuncia desde la primera escena

Un remake en el que se puede observar como Guadagnino sabe contrastar muy bien la belleza de los movimientos de las bailarinas  y sus (en apariencia) frágiles cuerpos con el terror extremo. 

La sorpresa Dakota Johnson

El protagonismo es suyo. La joven actriz hace un papel muy por encima de lo que demostró en 50 sombras de Grey. Interpreta a una joven bailarina estadounidense (Susi Bannion) que acude a la academia de danza Tanz en Berlín para continuar su aprendizaje de la mano de Madame Blanc (Tilda Swinton), a quien venera.

dakota-johnson

Dakota Johnson confesó el trabajo que le supuso preparase para este papel, sobre todo a la hora de rodar las escenas de ensayos y bailes, algo que le llevó a tener varias crisis de agotamiento.

Trabajo que, desde luego mereció la pena.

PAULA RODRÍGUEZ

ADEMÁS: las 25 mejores películas de miedo