De Un, dos, tres... a Allá Tú, míticos concursos que deberían volver

< >
¿Quién no intentó en su casa adivinar el precio del escaparate final?
Falllar delante de Nuria González daba terror a los concursantes
El gran juego de la oca fue quizá uno de los primeros grandes concursos de las privadas
Las cajas o la llamada a la banca eran unos clásicos en Allá Tú
Aunque cueste creerlo Jordi Hurtado presentó algo antes de Saber y Ganar
No hay nada más mítico que Ruperta

Se puede decir que desde que la televisión es televisión, la parrilla de cualquier cadena que se precie ha estado trufada de consursos. Cierto es, qiue en las últimas fechas la proliferación de programas de esta índole ha ido descendiendo. La actual, es una época en la que el peso de los realities puede con casi culquier otro formato. Si bien, los concursos son como la ropa que no puede faltar en el fondo de un armario. Al final, pasan las modas y ellos acabana volviendo.

Así que sería un buen momento para recordar aquellos que marcaron una época en el espacio catódico y que, sin lugar a dudas, de volver lo harían probablemente por la puerta grande del share. Quienes crecieron con la llegada de las teles privadas a España recordarán, que en un inicio formatos como El juego de la oca eran un éxito seguro. No es que tuviera mucha diferencia con el juego de mesa, pero las pruebas tan divertidas, consiguieron enganchar a los espectadores. Emilio Aragón y Belén Rueda (que se dio a conocer en esa época) hacían el resto. 

Pero si hay uno que marcó un antes y un después ese sin duda es Un, dos, tres... responda otra vez. La creación de 'Chicho' Ibañez Serrador que se prolongó en el tiempo primero durante 10 temporadas, y después ha ido yendo y viniendo como el Guadiana. Eso sí, siempre en TVE de la que es un sello inequívoco. Mayra Gómez Kemp, antes Kiko Ledgard,  y después Jordi Estadella, Míriam Díaz Aroca, y Luís Roderas en la última etapa han sido los afortunados en conducir el concurso, que será siempre el de la calabaza Ruperta. 

Con las privadas llegó la explosión del concurso

Si Un, dos, tres... es un buque insignia de TVE, Quién quiere ser millonario (50X15 en román paladino) lo fue primero de Antena 3 y después en Telecinco. En ambas etapas con Carlos Sobera y su ceja al frente. Mítica es la escena en la que el primer ganador le confiesa a su mujer, por teléfono, que va a conseguir el premio. 

Aunque si hay un concurso en el que el peso de la presentadora destacara ese era El rival más débil. Más de uno de los concursantes estuvo a punto de ser fulminado por la mirada inquisitorial de Nuria González. Casi que era más reclamo ver sus caras y escuchar sus frases lapidarias antes que ver si alguien lograba el premio. Eso era lo de menos. 

Otros de esos concursos que también fue un éxito en incios la pasada década fue Allá Tú, una especie de medio reality (convivían en un hotel antes de ir a plató) en el que se podían lograr cantidades de dinero, dependiedo de la que apareciera en las cajas indicadas. Además, Jesús Vázquez ayudaba mucho a que el formato tuviera aún más agilidad. Sus llamadas a la banca y la frase habitual de: 'hemos venido a jugar, me llevo la caja' se convirtieron en clásicos. 

La hora de los clásicos

Pero si hay que tirar de clásicos qué mejor que recuperar El precio justo, aunque no sería lo mismo sin Joaquín  Prat y Primitivo Roias; o el también ya mítico Lingo, que tenía a Ramoncín al frente.  

Aunque ya puestos a recuperar a clásicos, qué mejor que resucitar el primero en el que Jordi Hurtado se dio a conocer. Sí, hubo una época, quizás antes de esta civilzación, en la que el presentador de Saber y Ganar presentó otro concurso. Era Si lo sé no vengo; un programa que consitía en superar pruebas, todo regado con tono humorístico. Sea como sea, seguro que muchos de estos concursos volverían a tener su público, en caso de que se atrevieran a volver

Fotos: Redes sociales